warning icon
YOUR BROWSER IS OUT OF DATE!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Please try Firefox or Chrome!

Cirugía del abdomen

image
La cirugía de abdomen o abdominoplastia es la intervención quirúrgica que consiste en extirpar el exceso de piel y grasa localizada en la zona baja y media abdominal y en corregir la flacidez muscular para reforzar la musculatura de la pared abdominal. Es común que el exceso de piel se de en personas que han aumentado de peso y posteriormente lo han perdido o en mujeres que han tenido varios embarazos. Con La abdominoplastia el paciente consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

Este tipo de intervención se lleva a cabo con anestesia general y se realiza mediante una incisión por encima del vello pubiano que se prolonga hacia las caderas. Se libera la piel del abdomen y, si fuera necesario, se refuerzan con suturas los músculos abdominales.

Una vez la operación ha concluido el paciente llevará una faja especial, reforzada con un vendaje, dependiendo de cada caso particular. Habrá cicatrices permanentes alrededor del ombligo del paciente y también en su abdomen inferior, pero éstas irán mejorando poco a poco y se irán disimulando cada vez más. En función de la extensión del problema original y de la cirugía que se lleve a cabo para corregirlo, la cicatriz será más o menos larga.

Las complicaciones en la operación no son frecuente, sin embargo pueden existir. Rara vez el paciente podría perder vitalidad de la piel situada encima del pubis y podría necesitar un tratamiento postoperatorio. También podrían aparecer ceromas y/o hematomas que requieran evacuación.

Las personas que suelen someterse a este tipo de intervención son tanto mujeres como hombres con una silueta más o menos buena pero que a pesar de realizar ejercicio físico y dieta están preocupados porque la acumulación de grasa o exceso de piel en la zona abdominal no mejora. Las mujeres que han tenido varios embarazos, gracias a la abdominoplastia pueden recuperar su figura después de la piel y músculos abdominales se hayan relajado. En el caso de personas mayores, pueden mejorar la pérdida de elasticidad.

La abdominoplastia suele durar entre 2 y 4 horas si es completa, en caso de ser una mini-abdominoplastia lo normal es una duración de entre 1 y 2 horas. En la mini-abdominoplastia se realiza una incisión más pequeña, también por encima del pubis, sin ser necesaria la incisión alrededor del ombligo. En este caso la piel se separa solo entre la incisión y el ombligo, se extirpa la piel sobrante y se llevan a cabo las suturas.

Es normal que durante los primeros días tras la intervención el paciente tenga el abdomen algo inflamado y pueden notarse molestias en la zona tratada. En función de la extensión de la operación, el paciente podrá ser dado de alta en unas horas o podría permanecer ingresado durante 2 o 3 días. Se suele aconsejar comenzar a andar tan pronto como sea posible.

La vuelta a la normalidad varía mucho dependiendo del paciente y de la cirugía llevada cabo. Hay pacientes que tardan unas semanas en volver a sentirse como antes y pacientes que lo hacen a los meses de la intervención. El ejercicio físico ayudará a una pronta recuperación, aunque éste deberá ser suave hasta que el paciente se sienta cómodo.

loading
×