warning icon
YOUR BROWSER IS OUT OF DATE!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Please try Firefox or Chrome!

Elevación de mama

Las mamas son órganos formados por tejido glandular, grasa y piel. No cuentan con un soporte óseo o muscular, siendo su única fijación la piel que las envuelve.

Esta situación, puede provocar que la piel no pueda, por sí sola, mantener erguidos los senos, especialmente si estos son voluminosos y pesados.

El exceso de volumen en las mamas, el sometimiento a varios embarazos con lactancia o simplemente el paso del tiempo, puede provocar que las mamas se vean más caídas y con menos vigor.

Por ello, algunas mujeres optan por practicarse una elevación de mamas, que consiste en elevar la areola y el pezón dando forma y turgencia al seno.

Se remodela la mama caída recolocándola en una posición centrada en el tórax, redondeando la forma del pecho y corrigiendo alteraciones en la areola y el pezón.

Las incisiones varían dependiendo de las necesidades de la paciente y se pueden hacer alrededor de la areola, por debajo de ella y a nivel del surco debajo del pecho.

Cuanto mayor sea la caída de la mama mayores serán las cicatrices necesarias para darle forma al pecho ya que será necesario recoger más piel sobrante.

La operación, bajo anestesia general, suele durar entre dos o tres horas y se coloca un vendaje elástico. No suele ser necesario el uso de drenajes salvo en mamas grandes. En algunos casos determinados de mastopexia se pueden realizar bajo anestesia local más sedación.

Puede requerirse colocar una prótesis debajo del tejido mamario o del músculo pectoral en mamas con poco volumen.

La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por su cirujano plástico, aunque las mamas pueden doler un par de semanas.

Es habitual una disminución de sensación en los pezones, siendo generalmente temporal excepto en algunas reducciones que puede ser definitiva.

Como siempre, los puntos se retiran entre los 7 y 14 días aunque el edema no cede completamente hasta las 3 o 6 semanas.

Tras la mastopexia podrá volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realice, y seguir todas las instrucciones del médico.

Hay que evitar levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas y evitar un contacto físico excesivo hasta las 3 o 4 semanas.

loading
×