warning icon
YOUR BROWSER IS OUT OF DATE!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Please try Firefox or Chrome!

Reducción de mama

image

Hay mujeres que debido al peso de unas mamas grandes padecen problemas como dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel, mala postura, problemas respiratorios, ansiedad e incluso interfiere en sus actividades físicas al hacer deporte.

Por este motivo, muchas de ellas optan por realizarse una reducción de mamas a través de la extirpación de grasa, tejido mamario y piel. Incluso, se puede minimizar el tamaño de la areola para aquellas mujeres que lo deseen.

Este procedimiento se lleva a cabo en un quirófano, dentro de una clínica u hospital, bajo anestesia general durante dos o cuatro horas.

El ingreso suele ser necesario, pero por tan sólo una noche, al día siguiente se le da el alta.

Hay diferentes técnicas para ejecutar una reducción de las mamas, aunque la habitual es realizar incisiones con forma de ancla colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una línea horizontal en el surco que hay debajo de la mama.

Mediante estas incisiones se extirpa el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición.

Los pacientes consiguen hacer unas vida casi normal entre las 24 y 48 horas posteriores a la operación, aunque las mamas pueden doler, por lo que se recomienda llevar puesto un sujetador especial.
El dolor disminuye en unas pocas semanas, pero hay que tomar analgésicos para controlarlo.
Cabe mencionar que tras la reducción de mamas, la paciente puede tener problemas en su capacidad de dar de mamar, por lo que no es una intervención recomendada para las mujeres que quieran tener esta experiencia.

loading
×