warning icon
YOUR BROWSER IS OUT OF DATE!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Please try Firefox or Chrome!

Cáncer de mama y reconstrucción

Después de un cáncer de mama, las mujeres necesitan volver a sentirse seguras y bellas mediante una reconstrucción de mama.

Gracias al avance en las nuevas técnicas, es posible reconstruir una mama muy parecida en todos los aspectos a la no operada. Incluso, se aconseja realizar la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, para que la paciente no tenga que pasar por el trauma de verse sin un pecho.

Esto permite que la paciente se enfrente de una manera más positiva a la enfermedad y con mayor estabilidad emocional.

Aunque exige una gran coordinación entre el cirujano que extirpa la mama y el cirujano plástico.

La reconstrucción mamaria incluyendo la areola y el pezón, elimina la necesidad de llevar prótesis y no afecta al tratamiento de la enfermedad mediante técnicas como la quimioterapia o radioterapia.

Técnicas de reconstrucción mamaria

Hay dos tipos diferentes de técnicas para llevar a cabo esta cirugía:

Expansión cutánea – Se basa en la expansión de la piel y posteriormente se coloca una prótesis. El cirujano plástico coloca un globo hinchable (expansor) debajo de la piel y músculo del pecho que se va rellenando mediante un suero salino durante varias semanas.

El pezón y la areola se reconstruyen después, mediante anestesia local y sin tener que ingresar en el hospital.

Se suelen emplear prótesis con silicona médica. Con tejidos propios: Es la mejor manera de crear una mama natural. Se basa en el trasplante de tejidos de otras zonas del cuerpo como el abdomen, la espalda o las nalgas

Es una cirugía más compleja y deja más cicatriz aunque el resultado es mejor que en el caso anterior.

Elimina los problemas relacionados con el uso de implantes como la infección.

Habitualmente, este procedimiento se lleva a cabo bajo anestesia general, con una estancia hospitalaria entre 4 y 7 días.

En algunos casos la mama reconstruida puede tener una aspecto más firme y parecer más redonda que la otra mama, pero son diferencias solo visibles por la paciente, no por los demás.

loading
×