Guía sobre
Riesgos de la Cirugía Plástica

bt_bb_section_bottom_section_coverage_image

Por ser electiva – y no una operación de emergencia—, la cirugía plástica tiene la obligación de minimizar los riesgos. Para ello, basta escoger al médico juiciosamente, hablar abiertamente sobre su salud y de los medicamentos que utiliza, realizar el procedimiento en un hospital adecuado y seguir las indicaciones pre y posoperatorias.

Aun así, cualquier procedimiento quirúrgico encierra algún riesgo de complicaciones. La cirugía plástica no es una ciencia exacta y, a veces, aun haciéndosela con un buen profesional que seguirá al pie de la letra los procedimientos necesarios, el cuerpo puede responder de forma inesperada. No culpe al médico en este caso— él probablemente estará tan incómodo como usted. Felizmente, las complicaciones menos graves acostumbran a ser más frecuentes y las complicaciones más serias tienden a ser más raras. Además, la mayoría de ellas acaba llevando a penas un prolongamiento del periodo de recuperación, sin comprometer el resultado final de la cirugía.

El cirujano competente y preocupado sabe cómo resolver la complicación y va a permanecer a su lado hasta que todo se haya resuelto. Al final, usted es la tarjeta de presentación del médico. Lo principal, en este caso, es que el médico hable sobre las causas del problema y las eventuales soluciones con honestidad y claridad, para sí minimizar la ansiedad del paciente. Agradezca si su médico tuviese humildad para darse cuenta de que no es capaz de corregir el problema y le indica un especialista. En caso de inseguridad, el paciente debe buscar la opinión de dos o tres médicos a fin de asegurarse de escoger el mejor camino y ganar confianza.

Naturalmente, al considerar una cirugía, nadie piensa que pueda atravesar por alguna complicación. Sin embargo, los riesgos y las complicaciones suceden ocasionalmente, por eso es saludable conocer algunas cosas sobre ello.

SANGRAMIENTO:

Pueden ocurrir sangramientos durante o después de la cirugía, pudiendo interferir en los procesos de cicatrización y aumentar el riesgo de infección. En aras de minimizar los riesgos, no utilice aspirina, antiinflamatorios durante las dos semanas anteriores y posteriores a la cirugía. Factores como la hipertensión descontrolada, dolor, vómitos, esfuerzo excesivo y constipación pueden causar sangramiento después de la cirugía— en estos casos, la sangre acumulada debe ser drenada.

SEROMA:

Independientemente del uso del drenaje, puede ocurrir acumulación de fluido entre la piel y las estructuras profundas debido a la licuefacción de grasa. Si esto ocurriese, podrían ser necesarios procedimientos como masajes, curas compresivas, y el drenaje del líquido a través de la punción.

INFECCIÓN:

Actualmente, las infecciones luego de una cirugía plástica son bastante raras. Sin embargo, es importante que usted sepa reconocer sus signos y síntomas, para que pueda avisar a su médico. Los signos sistémicos incluyen fiebre, sensación de decaimiento y escalofríos; los signos locales más comunes son enrojecimiento alrededor de la incisión, hinchazón, dolor, calor y salida de pus de los puntos. Aunque las infecciones superficiales puedan ser tratadas a penas con curas y pomadas antibióticas, las infecciones más profundas pueden necesitar antibióticos y hasta cirugía para limpiarlas eficazmente.

LESIÓN DE ESTRUCTURAS PROUNDAS:

Rara vez las estructuras profundas como vasos sanguíneos, músculos y nervios pueden ser lesionadas durante la cirugía. La ocurrencia de estas lesiones depende de la técnica quirúrgica empleada y los síntomas pueden ser temporales o permanentes. En relación a los nervios, tanto los motores como los sensitivos pueden ser lesionados, llevando a grados variables de parálisis muscular y alteraciones de sensibilidad en la región operada. Estas alteraciones acostumbran a ser temporales y el regreso de la función normal ocurre habitualmente después de algunos meses. Felizmente, las secuelas permanentes son raras.

APERTURA DE LA HERIDA O CICATRIZACIÓN PROLONGADA:

Durante el periodo de cicatrización, cualquier incisión puede evolucionar de forma más lenta debido a factores como la infección, tensión en la herida, disminución de la circulación, humo, presión externa, desnutrición, carencia de vitaminas, diabetes y otros síndromes clínicos. Por tanto, ¡es fundamental estar en buenas condiciones de salud a la hora de la cirugía! Felizmente, el resultado final no acostumbra a ser significativamente afectado y puede ser mejorado en caso que sea necesario, a través de la realización de pequeñas cirugías de corrección.

CICATRICES:

A pesar de la utilización de las técnicas más modernas en la cirugía plástica, es posible que cicatrices anormales surjan en la piel y/o en los tejidos profundos. Curiosamente, algunas personas y/o regiones del cuerpo (pecho, hombro y cara) poseen una tendencia a la formación de cicatrices hipertróficas y queloides. Las cicatrices pueden presentar relieve y coloración diferentes de la piel vecina, síntomas como la quemazón, picazón y dolor, y pueden extenderse discretamente durante el posoperatorio. A pesar de ser imposible prever la respuesta de cada paciente, los síntomas y la aparición de cicatrices acostumbran a mejorar durante el proceso natural de maduración que ocurre en la cicatriz (y que dura de 6 meses a 2 años). Por tanto, además del empleo de una técnica quirúrgica refinada como medida preventiva, los tratamientos adicionales incluidas las curas especiales, las inyecciones de corticoides, la aplicación de placas de silicona y/o espuma compresiva, antibióticos, radioterapia, betaterapia y hasta cirugías pueden ser necesarias para mejorar el aspecto de estas cicatrices. Finalmente, los pacientes fumadores presentan mayor riesgo de complicaciones en relación la cicatrización.

INFECCIÓN:

Actualmente, las infecciones luego de una cirugía plástica son bastante raras. Sin embargo, es importante que usted sepa reconocer sus signos y síntomas, para que pueda avisar a su médico. Los signos sistémicos incluyen fiebre, sensación de decaimiento y escalofríos; los signos locales más comunes son enrojecimiento alrededor de la incisión, hinchazón, dolor, calor y salida de pus de los puntos. Aunque las infecciones superficiales puedan ser tratadas a penas con curas y pomadas antibióticas, las infecciones más profundas pueden necesitar antibióticos y hasta cirugía para limpiarlas eficazmente.

ALERGIAS:

Ocasionalmente, pueden ocurrir reacciones alérgicas a las sustancias antisépticas, pomadas, suturas, esparadrapos y medicamentos utilizados durante el tratamiento. Estos problemas serán raros, simples y fácilmente resueltos a través de la suspensión o sustitución del agente causante. En circunstancias extremadamente raras, las reacciones alérgicas pueden ser graves y necesitar tratamiento hospitalario. Los signos de alergia incluyen la aparición de placas o manchas enrojecidas en la piel (especialmente en las partes expuestas al sol), hinchazón y picazón en el lugar donde hubo contacto con el agente responsable. Por tanto, interrumpa el uso de cualquier medicamento que cause la aparición de estos síntomas y llame inmediatamente a su médico.

ASIMETRÍA:

El cuerpo humano es naturalmente asimétrico. Por ende, pueden haber pequeñas variaciones en relación a la simetría de los resultados obtenidos en le cirugía, especialmente en casos donde la asimetría está presente antes del procedimiento. En otras palabras, aun siguiendo una planificación técnica rigurosa que normalmente es capaz de proporcionar un resultado satisfactorio, es imposible garantizar la perfecta simetría de los resultados. En caso de que haya asimetría, pequeños procedimientos adicionales pueden ser suficientes para su corrección.

RESULTADO INSATISFACTORIO Y CIRUGÍAS ADICIONALES:

Los procedimientos en cirugía plástica buscan corregir deformaciones y mejorar la apariencia. A pesar de que los procedimientos son realizados con una gran probabilidad de éxito, la especialidad no es una ciencia exacta y tanto los pacientes como el cirujano pueden sentir insatisfacción. Felizmente, los resultados adversos son rara vez permanentes y pueden ser mejorados por medio de la realización de cirugías de corrección.

COMPLICACIONES GRAVES:

Las complicaciones clínicas graves, como algunos tipos de reacción alérgica a los medicamentos, embolia pulmonar, arritmias cardiacas, infarto e hipertermia maligna son extremadamente raras. Por consiguiente, es fundamental que usted informe a su médico sobre cualquier condición clínica preexistente durante la consulta médica, para que la cirugía sea planeada de forma segura. La realización de cirugías en clínicas y/o hospitales adecuadamente equipados según la legislación y con técnicas de anestesia de última generación ha reducido la ocurrencia de estas complicaciones significativamente.

EFECTOS MALIGNOS DEL CIGARRO Y DE ALGUNOS MEDICAMENTOS

Fumar retrasa la capacidad de recuperación del cuerpo debido a los efectos de la nicotina, que causa constricción de los vasos y una disminución del aporte de nutrientes para la cicatrización de la región operada. Los fumadores tienen una mayor tendencia a las infecciones, problemas en la piel y complicaciones con la anestesia en ciertas cirugías. La diferencia es tan impresionante que la mayoría de los cirujanos plásticos insiste en que sus pacientes paren de fumar por lo menos 3-4 semanas antes, principalmente en cirugías en el rostro, las mamas y el abdomen. Algunos cirujanos realizan la cirugía a pesar de que el paciente continúe fumando. Mientras tanto, los riesgos son mayores y el resultado final puede ser insatisfactorio. Los parches y chicles de nicotina también deben ser interrumpidos antes de la cirugía.

La aspirina y medicamentos similares aumentan el riesgo de sangramiento durante la cirugía y de hematomas después de la cirugía. Suspenda el uso de estos medicamentos 15 días antes de la cirugía para evitar problemas. Se hace la excepción con el Acetaminophen (Taylenol), que es seguro en la dosis recomendada por el médico.

Algunos cirujanos plásticos sospechan que las hierbas medicinales (Arnica, Ginko Biloba) pueden promover el sangramiento u otros problemas durante la cirugía. Suspenda también el uso de estos medicamentos 15 días antes de la cirugía.

Algunos remedios para adelgazar pueden causar problemas cardiovasculares que persisten largo tiempo después de su interrupción, lo cual puedo predisponer al paciente a problemas cardiacos severos o pulmonares durante o después de la cirugía.

El alcohol es una droga que puede afectar el resultado de su cirugía. Puede reducir la capacidad de formar coágulos aumentar el sangramiento y elevar el riesgo de desarrollar hematomas. Para minimizar esos problemas, absténgase por lo menos 7 días antes y 14 días después de la cirugía.

Cualquier cirugía tiene riesgos; de ahí la importancia de buscar un cirujano capacitado que priorice la seguridad en todas las etapas del tratamiento. De esta manera, la ocurrencia de complicaciones es extremadamente rara.